4 de mar. de 2018

En algún momento yo cambie

9 comentarios

Editada: 8 de mar. de 2018

La gente cercana a mí, sabe que como todas las personas, también hay historias de cambio, éxito y fracaso, más de fracaso, enseñanza, que de éxito, muchas de esas personas, han ayudado y hecho posible que las ideas de cambio, de apoyo y de llegar a más personas, que siempre tengo en la cabeza se hagan una realidad, me han ayudado a la materialización de sueños, de acciones y metas cumplidas, han estado cerca de mí, cuando a veces el resto de la gente sólo quiere huir, también han estado junto a mí, en esos momentos que son el 99% de lo que hay detrás de una foto de instagram, de un momento, todo ese trabajo, dedicación, esfuerzo y sí, a veces cansancio.

 

Pero también han estado en momentos de fuerte lucha personal, de oleajes tan fuertes y devastadores, que no pueden traer otra cosa que no sea cambio y con ello en algún momento crecimiento.

 

A esas personas les agradezco y les debo todo, sin ellas, el escribir y compartir de mis fracasos y aprendizajes, no sería posible.

 

Y de todos los momentos de cambio, crisis y lucha en mi vida, les comparto uno, un accidente automovilístico cuando a penas comenzaba a estudiar la licenciatura de psicología, fue un choque tan fuerte e impactante, que a la personas que iba manejando, se le lastimo severamente la cara y otras partes del cuerpo, el accidente nos hizo dar vueltas en el aire dentro del auto y terminar en el sentido opuesto de la avenida en donde íbamos circulando, pero a pesar de ello, el mantuvo su vida, y yo, solamente me arañe muy ligeramente la frente, el auto quedo de cabeza, quedando nosotros sobre el techo, y recuerdo perfectamente que lo primero que tomaron mis manos en el techo que ahora era nuestro piso, fue una placa de la virgen de Guadalupe, de esas que antes, se les ponían en la zona de la guantera, aquí tuve la dicha de que me tocara la fe.

 

La policía nos dijo que de milagro no paso ningún auto en cualquier sentido, y menos cuando ya estabamos de cabeza, de haberlo hecho nos hubiera matado en el momento.

 

La misma policía me dijo vete, no tienes nada, esto se va a poner feo, espere un rato a ver como estaba mi acompañante, a que llegara la ambulancia para revisarlo y sólo así me fui. Entiendo ahora que feo, se refería a dinero, dado que gracia a dios, nuestra salud estaba bien, a pesar de las fuertes lesiones que tuvo el conductor.

 

Ese día nos dirigíamos a una fiesta, yo no conocía a quien manejaba, un amigo común lo envió a recogerme, y el accidente no fue culpa suya, se debió a un gran charco de agua que estaba al pie de la bajada de puente sobre la que veníamos, solo que no pudo controlar el auto y nos impactamos contra el muro de contención, que por la velocidad y fuerza nos arrojo del otro lado.

 

No era precisamente un joven irresponsable, trabajaba ya desde antes para pagar cosas de la escuela y comprarme lo necesario, no era tampoco que fuera asiduo a tomar alcohol para divertirme, pero definitivamente, no tenía un propósito de vida.

 

A partir de ese día cambiaron dos cosas en mí vida, 1. mi dedicación completa a poder ayudarme y ayudar a otras personas a tener la mejor calidad y sentido de vida posible, y 2. ha estar muy agradecido por mantenerme aquí, para cumplir con lo primero.

 

Un par de años después gané un Premio de Ciencia y Tecnología Juvenil que le dio un rumbo a mi vida, ahí me conecte con la ciencia.

 

Ya pude plantar un árbol (aunque me desmaye por exceso de cansancio cuando lo hice en Milpa Alta, México), ya escribí un libro "#BastadeFracasos" con VREditoras.com que ha confiado en mí como su escritor, y en donde comparto justamente de forma muy clara y amena los diferentes aprendizajes post fracasos y experiencias, para que puedas usarlo a tu favor, y ya tengo a un amor de vida, con quien espero, tener hijos. Y la vida me llevo a fundar la Asociación Mexicana de Resiliencia (capacidad de superar lo adverso y salir fortalecido) resilienciamexico.org y mi consultora estratégica GeneraCambios.org

 

Pero no para ahí mi buena fortuna, sin entrar en detalles, puedo adelantarles, que me he salvado de no estar herido de muerte, que he tenido la oportunidad de regresar a mi hogar y que me he levantado siempre más veces de las que me he caído.

 

Soy Fernando Hernández Avilés y estoy agradecido de poder tener la oportunidad de servirte, y de recordarte que lo único verdaderamente importante es nuestra propia vida, haz que cada segundo cuente, y cuando no sepas cómo hacerlo, aquí estoy para ayudarte.

 

Y cuando alguien te diga que no se pueden romper los imposibles, logre juntar en mi vida a la fe y la ciencia para llevar éste mensaje a más personas.

 

7 de mar. de 2018

Grandiosa historia! gracias por compartirla. Yo también tengo mi historia como todo ser humano que estamos en este planeta . Los cambios , llamados exitos o fracasos, han sido parte esencial en mi vida. He de confesar que esta es la primera vez que comparto algo . Mi forma de ver la vida cambio cuando en menos de tres años conoci a mi esposo, cambie de trabajo, mi madre me dijo que me fuera de su casa, me dijeron que tenia quistes mamarios, me quitaron un riñón , Después vino un tiempo de calma , tuve a mi hija , ella tuvo varios problemas de salud y gracias al amor que le tenemos esta bien y sana y cuando creí que ya todo iba bien ... vino nuevamente el experimentar nuevos fracasos, ahora en lo laboral justo el año pasado, no la pase muy bien que digamos, ya no sabia a que santo rezarle, mi esposo me ayudo mucho lo cual se lo agradezco que si no fuera por el no estuviera trabajando, al año de esta experiencia, me doy cuenta que soy humano y que aprendí mucho, que ese "fracaso" me hizo mas fuerte y que me esta preparando para algo, aun no lo se. casualmente han llegado a mi muchos cursos de meditacion, de resiliencia, de no violencia, tal vez yo los he buscado . Lo que puedo decir es que tengo mucha dispocision para aprender y compartir. nos quiero.

A Veloz Solano, gracias por compartir!!! gracias por no dejar de luchar, por seguir en el camino y re interpretar los significados de fracasar, aprender y avanzar de nuevo! mi respeto =)

9 de mar. de 2018

Hola bonita noche, tu historia es hermosa, con esos matices que tiene la vida. Cosas buenas y malas que de una u otra manera nos transforman y nos impulsan a cambiar.

 

El año pasado y antepasado pase por momentos familiares dificiles, que si bien en un primer momento me dejaron desconcertada, me pusieron al limite e incluso llegue a pensar en dejar mi trabajo porque me senti incapaz de afrontar todo lo que en esos momentos se me vino encima, y esa dualidad que es la vida, estos momentos dificiled tambien me sirvieron para valorar muchas cosas, entre ellas el contar con salud, una familia, amigos y la fuerza suficiente para afrontar los retos que la vida te pone enfrente.

 

No solia compartir mis problemas con nadie, estaba acostumbrada a afrontar sola las cosas, a ser el apoyo de todos y siempre cargar con todas las responsabilidades y eso a la larga pesa y duele demasiado. Ahora entiendo que los problemas compartidos permiten solucionarse desde distintas perspectivas. Y que es importante disfrutar cada momento.

9 de mar. de 2018

Buenas noches, gracias por compartir

Siento y creo que la vida nos da siempre nuevas oportunidades, en mi caso, siempre fui educada en el deber ser y no el querer ser, siempre cumplí expectativas primeramente de mis padres, maestros, esposo, hijo, jefes y de ahi metas a corto, mediano y largo plazo, pasé muchos años cumpliendo las expectativas de los demás y sí! logre colocame laboralmente en un buen nivel en el trabajo y eso me hacia sentir bien, productiva e incluso "valorada", y como era demasiado aprensiva pues entregue mucho tiempo al trabajo, mis jornadas eran de 12 a 16 hrs, hasta que obvio, enferme y ahí comprendí que lo mas importante no es cumplir las expectativas de los demás, ni seguir las creencias de nadie más, al estar exhausta mis defensas cayeron y me dio de todo, bonquitis, quistes en los ovarios etc., fue ahí cuando decido cambiar mi rumbo, y dejar mi trabajo, ya que vivia para trabajar y no trabajaba para vivir, muchas personas incluyendo mi jefe me comento que no era posible que dejara mi trabajo y que decidiera hacer otra cosa, entre lineas me decian que era un fracaso en mi vida, que no podria dejar algo que me habia costado mucho conseguir, porque en el área que trabajaba el puesto que tenia era siempre ocupado por hombres, a decir verdad dude en retirarme, pero era una decisión tomada por mi, creo fue la primer decisión que tome yo sola, sin tomar encuenta las opiniones, ni presiones de mi familia y mi jefe, esa decisión me ha ayudado a tomar muchas otras decisiones tomadas solo por mi y claro! he tenido altas y bajas, procesos dolorosos, como lo fue mi divorcio (que para mi madre en especial fue un rotundo fracaso), procesos de trabajo personal, aprendí a cuestionarme el debe ser y el querer ser, el romper con estructuras de creencias, etc, aprendí a hacerme cargo de mi propia vida, a ver las oportunidades en donde al principio se ve caos, a darme la oportunidad de confiar, a recibir apoyo de muchas personas, a conocer y sentir lo afortunada que soy de contar con amigos a los que les agradezco todo el apoyo que me brindaron, a compartir y compartirme desde donde realmente soy, porque ahora me dedico a lo que realmente me gusta y sigo aprendiendo de lo que llamamos fracasos que para mi son oportunidades de transformación basadas en el aprendizaje, bueno yo le llamo aprendizaje a lo que se le conoce comunmente como error, ahora sé que no es un error si aprendes de esa experiencia y lo haces mejor, a crecido mi fe en mi misma, también he de decirlo en Dios.

Gracias por el espacio y por permitirme compartir.

9 de mar. de 2018

Hola a tod@s.

Mi historia es la siguiente. Durante más de treinta años trabajé en la industria de a construcción. Comencé a los 17 años mientras estudiaba la carrera de ingeniero civil. La actividad en la construcción es altamente demandante y muchas veces tenía que trabajar desde las siete de la mañana y hasta las once de la noche, sábados, domingos, días festivos, etc. Finalmente, el esfuerzo invertido en tantos años, cobró factura mediante un derrame cerebral que me dejó secuelas. Tengo problemas de motricidad en la mitad derecha de mi cuerpo. Así, también tengo espasticidad y una hipersensibilidad que me provoca dolor las 24 horas del día en toda esa mitad del cuerpo.

 

La noche del 5 de junio de 2005 cuando sufrí el derrame cerebral iba manejando y, sin previo aviso, mi brazo y pierna derecha perdieron sensibilidad y no pude moverlas, por lo que cedí el volante a otra persona y, llegando a casa, perdí el conocimiento. En el hospital, dijeron a mi familia que no sobreviviría. Sin embargo, aquí sigo.

 

Algunos años después, decidí estudiar psicología y es ahora a lo que me dedico ahora, tratando de ayudar a mis semejantes y aprovechando mis experiencias de vida. Vivo cada minuto de mi vida sabiendo que puede ser el último, de manera que trato de vivir sin angustiarme, al contrario, disfrutando cada día con mi familia que han sido mi mejor apoyo.

10 de mar. de 2018

¡Hola, buenas noches!

Mi historia empieza cuando yo iba en la secundaria, he de confesar que no fue mi mejor época pues la adolescencia me llego con todas las contradicciones y complejos que pueden presentarse en dicho periodo, de modo que mi auto imagen, mi sentir, percepción de la vida, autoestima y mis emociones no estaban al cien, como se dice por ahí, me sentía rebotando, sin embargo en dicho trayecto de la vida conocí a tres personas que me inspiraron, pues algo que me enorgullece desde entonces, es el hecho de defender y apoyar a las personas que a mi parecer son desvalidas, pero que además consideraba débiles… una amiga que no tenía un dedo de ambas manos (Luz) que por cierto, es perfectamente normal y súper adaptada a su condición, que más bien era muy tímida e insegura y por lo mismo no se defendía; otra amiga es (Elsa) que llegó en tercer año de secundaria y que por su condición de indígena hablante de una lengua, algunos de mis compañeros la discriminaban y pasaban de listos con ella sin que se defendiera, es entonces cuando me tocaba actuar por ambas sacando la cara en cuanto surgiera algún problema respecto del abuso que ambas llegarán a vivir; en este sentido y por algunas otras razones ya ubicaba que mi profesión estaría dirigida a apoyar a personas, aunque exactamente aún no sabía a qué me dedicaría, es ahí donde definitivamente la persona que marcó mi persona y profesión (Trabajadora Social), fue la Prefecta de mi secundaria (Teresa), con ella me identifique perfectamente, platicábamos, me daba consejos, escuchaba, apoyaba y hasta me apoyaba al pagar mi pasaje de regreso a casa; como te podrás imaginar, su profesión era Trabajo Social, pues me platicaba las funciones que realizaba como Trabajadora Social, me inspiró tanto que a partir de eso, decidí ser Trabajadora Social, apoyando y procurando el respeto de los derechos y obligaciones de todas y cada una de las personas, pero sobre todo de los grupos vulnerables.

Y aunque por alguna razón no me asignaron en un principio la carrera de Trabajo Social que yo había solicitado con mi pase automático (me asignaron a Derecho) en cuya carrera estuve dos años pero finalmente opté por salirme de la carrera y volver a hacer el examen solicitando ahora sí Trabajo Social; siendo uno de mis mayores logro haber cursado dicha carrera, tal y como yo lo quería. Y como no está exento de no saber cómo solucionar determinado problema persona o de cualquier otra índole… y el no aplicar la inteligencia emocional, justo estoy en un momento de mi vida en el que estoy ansiosa de aprender y aplicar estos conocimientos, de ahí la inspiración para asistir al curso de Inteligencia Emocional y Resiliencia para la solución de conflictos.

Araceli Ayala Revueltas.

10 de mar. de 2018

El pasado sábado tuve la oportunidad de conocerlo y disfrutar las ideas que comparte. Mi nombre es Yadira Marín Bazán y con tan sólo veintidos años de edad, también deseo contar mi historia.

Soy hija demadre doltera, lo que siempre significo un gran reto porque junto con mis dos hermanas siempre tuvimos que luchar por salor adelante. La ausencia paterna llevo a mamá a trabajar de sol a sol, a ser cuidadas por nuestros abuelos y a sobresalir como fuera necesario. A los dieciseis, mi mamá no alcanzaba a costearme el bachillerato y obtuve mi primer empleo formal. Era dumamente difícil, en primera cosas que desconocía y después un ambiente hostil. Mi necesidad llevo a aguantarme seis años y con ello solventar la mitad de la carrera. En donde seleccione ser docente porque considero fundamental darles las herramientas necesarias a los niños para que logren insertarse en un mundo donde la constante actualización nos deshumaniza.

 

Quisiera redactar más líneas, pero esta historia aún sigue escribiendose y fortaleciendoce con otras experiencias como las de usted.

 

Gracias por ser una fuente de inspiración para muchos de nosotros y por demostrar, mediante este texto, la fortaleza que le caracteriza.

 

10 de mar. de 2018

Hola!

Gracias por compartir tu historia!

Yo tambien cambie!! La vida me me enseño duramente que un dia estamos y el otro no!

El año pasado fueron de muchos cambios, comence con un cambio laboral, despues de trabajar 10 años en una fundacion, me ofrecen entrar a SEP como maestra especialista y yo feliz, hasta ahi todo marchaba bien! Dias despues pierdo a mi mejo amigo a causa de la inseguridad en nuestro lindo Mexico, fue una perdida muy grande para mi, el fue mi compañero de vida durante muchisimos años, meses despues 6 para ser exactos, la vida me arrebata a una persona que amo con todo el corazon, mi abuela quien fue parte fundamental en mi educacion, ya que estaba a su cuidado cuando mami sali a trabajar, fueron dos experiencias que me dejan marcada y que hasta la fecha siguen doliendo, pero tambien me dejan aprendizaje, creo que el mas importante el amar a las personas, disfrutarlas y expresarles todo cada dia, ya que no sabemos si el dia de mañana les podremos decir cuanto los queriamos y cuanto nos hacen falta en nuestra vida!

15 de mar. de 2018

Hola!!

Yo soy Graciela Valles y hoy también quiero compartir con ustedes una parte de la historia de mi vida que cambió mi ser radicalmente hace 33 años, fué en diciembre de 1985 cuando yo estaba por iniciar el último semestre en la Normal Para Educadoras cuando enfermé repentinamente de Tifoidea, la cual no fue bien diagnosticada y me dieron tratamiento para un supuesto "Problema en los Riñones", lo cual provoco que mi enfermedad se agravara y el virus se fuera a mi cerebro provocando así una Meningitis que a su vez me llevó a un estado de Coma , en los cuales yo estuve desconectada del mundo real por casi 6 meses, para mis familiares y amigos fué una época muy difícil también, ya que ellos querían apoyarme y no sabían como; por lo que estuvieron recorriendo por varios hospitales y doctores especialistas, ya que ellos no aceptaron el primer diagnóstico en el que les dijeron que lo más seguro era que yo no sobreviviría para el siguiente año. y si lo lograba quedaría muy mal (psicológicamente) ., Pero Lo Logre!!; gracias a todos ellos ya que después de "despertar" nuevamente a finales de abril del 86', continué luchando con la enfermedad por año con terapias físicas y psicológicas, logré reintegrarme a mis estudios en la Normal, donde concluí con éxito mis estudios en una carrera que realmente llenó mi vida de entusiasmo e interés en mi labor educativa durante 29 años, donde obtuve grandes recompensas y satisfacciones. también durante ese tiempo tuve la oportunidad de continuar con mi preparación profesional al estudiar la Licenciatura en Psicología y otra en Educación Preescolar, aunque en un inicio me costó mucho trabajo el reintegrarme, paulatinamente pude volver a ser tan activa y sociable como antes. y aún sigo aquí, aunque desafortunadamente después de tantos años han surgido algunas secuelas de aquella enfermedad que ya no me permiten con mi labor docente frente a grupo, pero actualmente estoy disfrutando de mi nueva labor como Apoyo Técnico Pedagógico en una supervisión de Preescolar y quiero continuar preparándome para seguir apoyando en el ámbito educativo aún y cuando me jubile, a través de asesoramiento a las maestras que están frente a grupo, con pláticas o talleres en donde trabajemos la inteligencia emocional para la Resolución de Problemas que cotidianamente se presentan tanto con sus alumnos como con Padres de familia y entre compañeras de trabajo.